miércoles, 10 de febrero de 2010

Consciencia

video
El prestar atención cuando tantas cosas nos la llaman, es una señal de que algo no estamos enfocando bien. El ejemplo de este chico, puede que nos recuerde a alguno de los días que hemos experimentado en el que pensábamos que ya sólo faltaba que nos cayera una vaca volando encima de la cabeza. ¿Te suena la frase: algo más?, me refiero a esos días en los que parece que nos hayamos levantado con el pié izquierdo y todo cuanto movemos se descompone y nos sale del revés. Algo parecido a una prueba de resistencia. Ya, en plan cachondeo se nos ponen los ojos rojos y pensamos, bueno, veamos qué va a suceder a continuación, porque estoy abiert@ a lo que sea, ya nada me va a extrañar, hasta puede que se supere el día en plan cachondeo, porque, anda que no cada 5 minutos lo que me aparece delante. El tráfico, las colas, la lluvia, el pinchazo, el traje que se ensucia, el meter la pata delante de alguien que no nos lo podemos permitir….Luego, otro día, nos sorprendemos, al contrario. Cuando ya lleva rato en que todo fluye: no hay tráfico, casi te mosqueas por si estás conduciendo en domingo, pero no, es lunes!!!; el aparcamiento, miras y remiras que no haya por ahí una señal de “prohibido aparcar” camuflada, pues no te lo crees que tengas más de 5 opciones para aparcar!!!!!!!, entras al banco con la paciencia del mundo mundial, pues es final de mes y ya sabes que te arriesgas a invertir de hora a hora y media y …jolines, no hay nadie (ha habido un aviso de bomba)!!!, entras en la oficina y ya esperas el sarcástico saludo-crítica de si llevarás puesto el atuendo adecuado o te van a escanear por entero, sin embargo recibes un magnífico buenos días (le habrá tocado la lotería, o su mujer/marido habrá satisfecho todos sus deseos??); presentas el proyecto de trabajo que llevabas días atacado de los nervios para no perder de vista ningún factor y te felicitan…….ya sólo falta que te vayas a una administración de loterías y rasques un premio ganador enorrrrrrrrrrrrrrme!!!
Eso también existe, y fíjate que ya llevas una especie de mentalización interior de “permitir”, de que nada ni nadie va a ocasionarte malestar, vas como “preparado” y…sorpresa!!!todo sale a pedir de boca. ¿Vas pillando? No son casualidades, son más bien proyecciones de lo que vas pidiendo a gritos por dentro!!!. Ve practicando idear un feliz día, ya por la noche anterior, o por la mañana en que suena el despertador (acuérdate de no aporrearlo!!).
Que pases un feliz día. Hasta pronto!!!

2 comentarios:

  1. Poner atención a las pequeñas cosas agradables en lo cotidiano puede reportarnos muchas alegrías: la sonrisa del conductor de autobús, de la tienda donde compramos,etc.
    Estoy de acuerdo en que cuando nos llaman la atención demasiadas cosas, es que "estamos dispersos" eso en sí puede ser ni bueno ni malo, el tema está es cuando siempre "estamos dispersos".
    La atención y la intención son dos cosas distintas; sin embargo pueden ir de la mano, por ejemplo si mi intención es poner atención en como me siento, en buscar la alegría de la vida, en lo hermoso en mi rutina... incluso en cantar en la ducha.

    Mejor pensar, sentir y hacer en positivo. A veces el problema no está en la dificultad que tenemos, sino en como la afrontamos. Como bien dice el Análisis Transaccional: HACER LO QUE MI NIVEL ADULTO DECIDE, CON LA ILUSIÓN DE MI NIÑO INTERNO Y EL PERMISO DE MI PADRE INTERNO.
    En otras palabras: ser YO el cochero, que dirige el coche, y que guia a los caballos.
    Si ante una dificultad actuamos con la intención de controlar y encontrar la solución podemos perdernos en poner atención a demasiadas cosas.
    A los lectores OS DESEO LO MEJOR. Angela de PSICOSALUT.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ángela, por compartir tus valiosas reflexiones. Es todo un placer volver a leer tus líneas por este espacio!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar