martes, 22 de noviembre de 2011

Coaching contigo mismo o Self-coaching



Cuando estaba jugando mejor, no estaba intentando controlar mis golpes con auto instrucciones y evaluación. Veía la pelota claramente, escogía dónde quería pegarla, y dejaba que ocurriera. Sorprendentemente, los golpes eran más controlados cuando no intentaba controlarlos”.
Tim Gallwey

Texto extraído del libro “El juego interior del Tenis” de Tim Gallwey, uno de los precursores del coaching.
Habla de nuestros 2 “yoes” el del consciente, lleno de críticas, excusas, obligaciones, control, forcejeos; y el del inconsciente, aquél que actúa en nuestros momentos placenteros, sin las “tinieblas” causadas por emociones frustrantes como la rabia o el miedo. Cuando nos sentimos libres, dejamos actuar al “yo bondadoso”, esa parte de nosotros que confía y fluye. Si suspendemos los pensamientos y los alejamos de temor y duda y tan sólo nos dedicamos a ser fieles a aquello que queremos conseguir, en ese preciso momento, sucede sin apenas esfuerzo, como si alguien lo hubiera hecho posible. No son duendes, Son acciones que, en otro momento has realizado, sin criticarte si lo hacías bien o mal, rápido o lento, simplemente las has aprendido y ya forman parte de tu inconsciente. Aquél que automatiza las acciones y te permite realizarlas sin apenas esfuerzo.
Seguro que más de una vez lo has experimentado. No me refiero a lo que ya tenemos en nuestro conocimiento como, por ejemplo, las acciones repetitivas de escribir en un teclado que ahora no necesitamos ir buscando visualmente la posición de sus teclas; o el haber pasado de sobrarnos intrumentos y faltarnos manos, al principio de nuestra andadura como conductores,  y ahora no esforzar al consciente de cada una de nuestras acciones para llegar a un destino. Más bien nos damos el permiso de mantener una charla con acompañantes o al móvil.
A lo que me refiero, en el intento de ir más allá, es a esos momentos en los que tienes que realizar una tarea en la que no te ves suficientemente capacitado, que no confías lo suficiente en ti. Que encargarías a otro que la hiciera, en el pensamiento de que la haría mejor que tú, o tal vez, una tarea que sueles hacer, pero que no hay manera que te salga en un momento dado, sientes una impotencia como de parálisis, estás bloquead@. Ahí podrás observar que está actuando ese “yo” lleno de normas y exigencias, esa parte perfeccionista y crítica que no te permite avanzar.
El coaching, ese proceso acompañado de un especialista en cambios, o el self-coaching en el que tú mismo te entrenas, te permiten elevar la conciencia, de manera que, cada vez más pronto, puedes observar si vas hacia lo que quieres o te peleas con eso mismo. Otros dicen “nadar en contra-corriente”, como Stephen R. Covey cita en su libro “El Octavo Hábito”. Hacemos mucho esfuerzo para no avanzar, pues nos estamos resistiendo sin saberlo. Expertos, en labores marítimas, han aconsejado, respecto de momentos de posible ahogo, que no nos resistamos, puesto que el cuerpo tiende a flotar. En la tarea de resistirnos perdemos fuerza y nos hundimos aún más. Esto no sólo sucede en ciertos ámbitos de nuestra vida, es sistémico y se repite en todos.
Si no te conformas, si sientes que realmente te estás esforzando y todo parece ir al revés o no avanzar, puede que sea ya tu momento, el comienzo para darte permiso a cambiar. 

2 comentarios:

  1. La Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) ha creado un curso de Coaching que añade créditos ECTS a los alumnos. Para quien pueda interesarle... http://www.unedformacion.com/k/introduccion-al-coaching-140479.html

    ResponderEliminar
  2. Hola Ramón, muchas gracias por tu información. Justamente acabo de ver exactamente el mismo texto en un artículo de coaching de la web Equipos y Talento (http://www.equiposytalento.com/noticias/2011/11/24/como-desenmascarar-a-un-falso-coach), con la salvedad de que allí firma Rosauro :-)
    El sentido de los comentarios en este Blog, es para crear un feedback, desde la complicidad del lector (amigo) con lo que el artículo le ha suscitado, así como promover una apertura en su pensamiento, una opción diferente a las propias de cada persona (aprendizaje y aportación). Una vez indicado el sentido de este espacio, te invito a que aportes tu comentario.
    Me reitero en el agradecimiento, desde la seguridad de recibir, por tu parte, un respeto hacia este espacio y sus lectores.

    ResponderEliminar